domingo, 23 de enero de 2011

Siempre nos quedará Gaultier

La moda es la modernidad en su tiempo más vertiginoso. No puede surgir sino en la época de la pérdida certezas, de la retirada de dios. Donde lo efímero es ley la moda encuentra su ritmo, gobierna según su designo y extiende su lógica a todos los ámbitos de la existencia. La vida moderna y su temporalidad impaciente nos seducen con su capacidad técnica para la producción de objetos, absorbiendo la vida subjetiva. El tiempo que nos implica en una cadena de medios infinita, donde cada fin es medio para otro, conduce una reducción del mundo sujetivo en la búsqueda del equilibrio por cada nueva expansión del mundo objetivo.
La moda tienta, la moda seduce. Vivivmos en tensión, tiempos de placer sin riesgo, de café descafeinado... Pero en el horizonte siempre nos quedará Gaultier.





















Fotos Vogue París

2 comentarios:

  1. Acabo de descubrir tu blog ahora mismo. Se nota que está super trabajado y me encanta. ¡Muchas felicidades!

    Te invito a conocer a Le Petit Prince

    www.lepetitprince.es

    Un beso,

    Le Petit Prince

    ResponderEliminar
  2. Q lindo comentario! :) Muchas muchas Gracias!

    Beso!

    Fd

    ResponderEliminar